sábado, agosto 25, 2007

no tengo título para ésta

[...por lo tanto, tengo cero poder de síntesis]

La bipolaridad se manisfestó bastante esta semana; no sólo en términos anímicos, sino también en lo que al clima se refiere. Haya sido o no por la célebre e inentendible Vaguada Costera, empezamos la semana con full sol y ropa ligera; y la terminamos con lluvia, un frío que congela y el Mango como abrigo. Algo así se aplica a lo anímico... y en el mismo orden.

Lo bueno de que se acabe esta semana es que-si hacemos casos a los pronósticos de la gente de Metereología- el lunes el sol vuelve a brillar y de nuevo sale la ropa topísima a la calle sin necesidad de taparla con una parka gigante.
El otro punto positivo de que el Lunes 27 llegue, es que por fin mi U- bueno, mi campus- volverá a la normalidad. Se acabó la sequía de trajes de dos piezas y Códigos Civiles bajo el brazo. (Aquí iría un emoticon que se forma con los números 1, 3, 1 y 3).

Han sido días de refexión que aún no terminan. Reflexión de la coherente y de la no tanto también. Esto de dejar de sentir con tanta facilidad y sin preocupaciones posteriores era algo que estaba en los planes pero no de manera tan indolente. ¿Les ha pasado?. Que los cauces de la vida- la poca- te lleven a vivir en la práctica esas cosas que daban miedo, temor y cuyos pensamientos hacían sufrir a extremo; pero que al experimentarlas importen la nada. Que no exista ese miedo, ni temor, ni sufrimiento, ni menos un deseo por arreglar las cosas que para tí no pueden estar de mejor manera. Es raro. Ya, ya, lo acepto... soy rara.

Otras situaciones más del tipo "meditemos de tu vida como si no hubiese hecho eso lo suficiente, en vez de leer los textos de narración e historia" es estar viviendo los procesos que una mudanza trae consigo. Salir de tu casa y al llegar- ocho horas después- darte cuenta que tus cuadros, cortinas y repizas no están... es brígido. Se ve todo pelado ahora. La Vitrina sin copas deprime, pero nada fue tan fuerte como el primer impacto del Living sin sus imágenes en las paredes.
En Septiembre tendré que hacerme socia de Élite, más que lo que lo fui a principios de Agosto.

Ahora último la mente ha estado ocupada con todo el cuento universitario, pero no el académico. Y todo gracias a una plática con el alemanen, que me hizo caer en cuenta de los extremos de cierta lata que he andado arrastrando últimamente y los motivos de ésta, que al parecer son generalisados. Hay algo turbio ahí, cachar que las cosas no eran como tú te las esperabas, y que los que los demás esperan no es lo mismo que tú esperas y por eso no actúas... o algo así.
Necesito una jerarquización de intereses e ideologías, parece.

¿Algo más?... ah sí, el otro día y en este blog me hicieron una cordial invitación que hoy concreté.
Hace poco más de 8 horas que subí mi primer artículo para Cuarto Poder (el mega proyecto períodistico de Ignacio Chehade, que recluta a varios de los que nos llamamos estudiantes de aquella carrera tan vilipendiada).
Así que ahora, por compromiso voluntariamente adquirido, me veo obligada a escribir una vez por semana de los tópicos noticiosos que más me agradan y que me motivaron a estudiar lo que hoy estudio. Esos tópicos que por experiencias teens propias de la vida, hace rato dejé botados por estos lados.

PS: En todos estos puntos, John Mayer a apañado a extremo.
 
posted by Jaci at 9:35 p. m., |

2 Comments:

Jjajaja
que onda que hoy me pasó lo mismo...
me sentí como freak, porque medité sobre la vida, la situación y todo y quedé con una sensación que no era ni "fu ni fa". ¿?
Aguante la conversa de hoy!
ATT, hagamo un lista pal CECOM del año que viene...
jajajajajajaja
saludos! chaus!
  At 9:36 p. m. Blogger Pau said:
Oye Jaci en verdad no entiendo bien q era lo que venias arrastrando pero yo te dije el otro dia que pareciera que ya no cargas con eso. Me gusta la nueva faceta, te queda.
Por cierto esa sensaciòn de no entender NADA y de ser un personaje extraño, ajeno y bipolar es generalizada. Personalmente, me agrada ser una transiciòn constante porque tiene algo de adrenalíco (a la vez que angustiante e hiperventilado).
Y a propósito de lo mismo, no se si tu piscina tenga agua o no, pero si no te tiras un piquero nadie nunca lo va a saber. En una de esas logras nadar. ajajjaj
un beso grande, cuidate