domingo, abril 09, 2006

El fin de semana en que la potencia mundial le tuvo miedo a Chile

Más de alguien en esta larga y angosta faja llamada Chile, o quizás en el territorio terrícola, habrá pensado de la misma manera derrotista que yo pensé, al enterarme, a mediados de febrero, que el próximo rival de Chile en la Copa Davis, era nada más ni nada menos que la primera potencia mundial, Estados Unidos; el paraíso de Mc'Donnalds, la tierra del tío Sam y el tío (de las armas de destrucción masiva) Bush, la zona de la unipolaridad mundial, la meca del cine, y (lo que corresponde al caso) la tierra natal de Agassi, Sampras y el minazo de Roddick; y, para colmos de males, en esta ocasión,la potencia, oficiaría de dueña de casa. auch.
"Nica ganamos"- pensamiento de los 15.999.999 de chilenos menos el de Fernando Solabarrieta.
Sin embargo, el rival parecía sentir cierto respeto hacia la capacidad tenística del pequeñito país cuyos pingüinos fueron los primeros en ganar un Oscar, excepto Jake Blake, el gran perdedor de la jornada.
Después de dejarlos sin oro en Atenas y de comenzar a alzarnos como futura potencia en el tenis (no es hipérbole), los dueños de casa comenzaron a tomar precausiones, como la más neurótica de las madres ante el más nerd de sus hijos: el equipo capitaneado por Hans Gildemeister y encabezado por Massú y González, debería jugar en California (lugar en donde la colonia de chilenos residentes en las tierras del billete verde es más reducida), en superficie de pasto (que con suerte conocemos, por eso el mérito es bastante grande), con sus raquetas y pelotas.

Bueno, mi concepción negativa, cambió el pasado viernes 7 de Abril, cuando iba camino al Norteámericano. Encendí la radio del auto y escuché prácticamente todo el quinto set (el taco que se forma en la autopista central lo permitió), como dice el íconico comentarista deportivo de TVN, "la esperanza sigue viva" (seguía, hasta hoy). Sin embargo la adrenalina terminó de ramificarse en mi cuerpo al pararme frente al "home theater" del casino del instituto (quizás mi lado masculino sale a flote al decir, que una pantalla así logra que las emociones se expresen al límite) junto con prácticamente todo el instituto; profesores, administrativos, adultos y adolescentes estudiantes, todos fijamente concentrados en la hazaña más larga de un singlista chileno en Copa Davis.
En ese clímax, Fernando González, logró hacernos celebrar tras derrotar en 5 set al extremadamente confiado y de igual manera derrotado, Jake Blake (¿creyó que esto sería un mero trámite, sr. Blake?, hágame un favor y forme con los dedos de su mano derecha la letra L y ubíquelos en su frente, sí?)
Las probabilidades de ganarle a los niñitos ricos mal educados del continente, en su propia casa, eran tan tangibles y verosímiles como que ellos lograran pasar a semifinales.
Más tarde, Massú peleo contra Roddick, pero no lo logró; al día siguiente,Sábado, con gringuito sobreactuado cantando su himno, incluído, en el dobles se guardaron las energías para la próxima jornada, Domingo, cuando a los chilenos allí presentes les cobraron cierta cantidad de dinero, para ser ASALTADOS.

Ferdando González v/s Andy Roddick, el chileno comenzó, ganando el primer set, más tarde, Roddick despertaría ganando el segundo set y luego el partido, pero antes de eso, llegó el polémico tercer set.
Tercer set, González logrando dar vuelta la buena racha del número cuatro del mundo y ex de Mandy Moore (nótese), sin embargo, dos juezas de líneas, cuyos lentes de sol han de ser de una cuneta del Bronx, dictaron mal dos pelotas que fueron NOTABLE Y OBVIAMENTE... AMPLIAS!
Señores, el momento de mayor clímax de toda la jornada, el chileno estaba remontando su confianza, y dos señoras descaradas nos desconcentran al héroe que no lograría remontar, pero lo peor de todo, NOS ROBAN!.
No seremos potencia mundial, nuestro número uno habrá durado 2 días, "La Piojera" no habrá salido de las fronteras aún, pero HUEONES NO SOMOS!!!
Roddick estaba jugando bastante bien, lo renonozco, tanto así, que ese tipo de ayudas no le eran menesteres, pero aún así, siguen siendo parte del pack turístico a la tierra del Ratón Mickey.
En cuanto al bien parecido tenista, rico será, pero la honestidad, no parece ser una de sus características, y eso, le quita todo atractivo, así que, retiro lo dicho. De minazo, NADA. Se hizo el tonto, de una manera, que si el tenis dejara de resultarle, puede lanzarse como candidato a líder mundial, cumpliría con los requisitos.

Y por si fuera poco, el país organizador del evento, completamente asustado de la gran y, visiblemente, eufórica hinchada chilena y su ya característico C-H-I(como si el gran rumor de que Japón les ha arrebatado el título de potencia, se hubiese convertido en la mayor de las realidades), invitó cordialmente a sus compatriotas a opacar los gritos de los cordiales invitados, o sea, NOS QUERÍAN CAGAR A COMO DIESE LUGAR.
Pero saben? sí, nos dejaron sin la semifinal en Copa Davis y sin la posibilidad de ganar la ensaladera... pero sólo por este año, porque hace mucho tiempo que la idea de Chile entre los grandes del tenis, es mucho más que un secreto a voces.
El equipo Chileno dejas vuestras tierras con la frente en alto de haber jugado LIMPIO (nooooo! you can't say the same... like Michael Moore said once "SHAME ON YOU").

Sólo decir, que todo mi apoyo se desvía a Rusia, para que cobre revancha por la Guerra Fría, ante los déspotas que se hacen llamar "LA TIERRA DE LA LIBERTAD".

Y para Febrero será.

Etiquetas:

 
posted by Jaci at 9:26 p. m., | 0 comments