sábado, octubre 06, 2007

something's missing, "pinturita"

Cuando escuché esta canción, pensé que su nombre sería genial como título de entrada de blog pero no se me ocurría a qué aplicarlo, así que lo deseché en la plana editorial de este blog.
Así que han de suponer que algo extraño, como para ocuparlo ahora.

Ayer fue lejos uno de los peores días de mi vida, en parte porque me iba del que siempre fue mi hogar, en parte porque oía todos los retos que una mudanza deja en la boca de mi vieja, en parte porque moría de la fatiga en una biblioteca, y en parte, porque pensaba y me flagelaba por tonteras. No sé, todo mal... pero siempre lo he dicho, siempre cuando hay un nivel de "malo" que uno piensa es imposible que pueda empeorar, yo me las arreglo para alcanzar un nivel aun más bajo. Así que asuman que el día de ayer tuvo un descenlace del tipo brígido.

[En ese instante paso por mi cabeza todo eso que Saavedra trataba de explicarnos, en Narración, sobre la verosimilitud de las cosas que uno cree inverosímiles. Ni idea si hubo poesía Aristotélica de por medio, pero damn no podía creer lo que pasaba, y doble damn aún no puedo creer lo que hice después].

Esas cospiraciones cósmicas de la que algunas hablaban, mi histeria incontrolada y estar en verdad en medio de la nada; me pasaron una mala jugada. ¿Por qué mierda no contestaron el teléfono?. Saben cuántos problemas me hubiese ahorrado por no ceder ante mi paranoia. Varios, más este post en este blog. Quizá fue mi teléfono, porque luego de ocurrido aquello nadie, pero absolutamente nadie del mundo cercano (tanto psíquica como físicamente) quiso contestar sus teléfonos, o mi teléfono nunca se conectó con ellos. Anyway, el caso es que en verdad me sentía sola y perdida, tanto así que convertí la inverosimilitud absoluta en verdad, y recurrí a la primera persona que mi desesperación trajo a colación, aunque se tratara de un casi (por no decir completo) desconocido. ¿Más inverosimilitud? el éter, la fibra óptica o lo que haya sido ahora sí que funcó y la hueona chillona, histérica, desesperada y sola tuvo poder de persuación.

Rareza extrema, agradecimiento absoluto, odio por la telefonía celular y fija; y puras ideas vagas de lo mal que hice (tanto en ..., como en ...). Eso, más no atreverme a verle la cara a mi vieja.

Bueno, aun así logré salir del espacio físico de aquella pesadilla (guiada por el plan de un camino que nunca caché y que nunca seguí, porque toparme con Los Militares y Alonso de Córdova no pudo llegar en mejor momento).

Ya "a salvo" en ¿casa?- o sea ya fija en un lugar donde no podría seguir cagándola, lugar al que de ahora en adelante deberé relacionar con la idea de hogar y que ya no responde a la vieja idea que tenía de casa- quería hacer catársis, necesitaba una. Había tenido una especie de una cuando al mundo se le ocurrió aparecer telefónicamente, luego otra cuando estaba sola y que vi interrumpida por la ayuda que aún no entiendo porqué pedí pero que agradezco mil; y ahora, en tierra firme, necesitaba de una mayor luego de sentir que mi camino hacia esa tierra firme supo a Novocaina.

Kuchen respondió el teléfono de una, pero la masividad que le rodeaba y la llegada de mis viejos hicieron que mi primer intento de catarsis no funcara. Ya en el departamento, lo intenté con mi papá y creo que funcó (tanto así que conté confidencialidades que había guardado herméticamente ante ellos); y después vino el llamado de la Pía (odio la fórmula tú teléfono+ mi teléfono), otra catarsis, esta vez completa.

Ok, pero a ¿qué tiene que ver todo este contexto con el título?. Mucho. Mi búsqueda de catarsis, mi intento desesperado de buscar ayuda en medio de tanto teléfono sin contestar y sin cachar qué hacer, fue como la guinda de la torta de algo que he (con el dolor de mi orgullo y autoestima) pensado esta semana. Yu, Pau; quizás ya llegué a ese punto ocioso en el que no tengo trámite pendiente que hacer y mi cabeza se ha tomado la libertad de extrañar eso. Mal, sin duda todo mal. Quizás, sea cierto que no es la persona y es más bien la figura, el handicap; pero aún así algo de eso necesitaba anoche, algo de eso extrañé anoche aunque la "provincialidad" me hubiese jugado en contra para salir de allí, pero... ¿cómo hubiese sido esa catarsis en los viejos tiempos?.

En verdad todavía me siento mal y creo que esto no es para mí, en verdad que echo de menos sólo capitalistamente, pero aún así algo de cristiandad le veo a mi hipótesis tercerista. Me siento extraña en estos metros cuadrados y me da una lata enorme volver a llamar a ese servicio sin el cual aquí no me hablarían ¡dos veces!.

Y me da rabia darle la razón a los retos de siempre, a la teoría parental de que mi bizarra personalidad sea causa de estas cosas raras, de que soy una "pinturita", de que es probable de que el sonido de las "lamas" sea un chillido: todo eso del prototipo de mina .......... (no me acuerdo exactamente qué palabras utilicé) ...... que le dije a mi ayuda :S anoche.

Eso, ahora, en el día después de..., como que ya no pienso en esa tontera teen que pensaba ayer (inevitablemente, siempre resulta que tengo razón en estos tópicos, y digamos que fue una opción que pensé antes de aceptar mentalmente la idea de hacer lo que hice); ya pasó lo que pasó y no hay forma de volver el tiempo atrás conviertiendo el suceso de anoche en unas cuantas carcajadas en unos cuantos años más de experiencia; etc, etc etc... luego de Agosto, siempre ocupé como filosofía de vida que todo lo que pasaba era para mejor, no veo porque no podría aplicarla para Octubre. Damn, ¿por qué te fuiste, benevolente y excelente Septiembre?.

Eso, creo que hice catarsis once again, ahora versión letras.

PS: Si la curiosidad lo mata, estimado lector, y no sabe qué es lo que exactamente ocurrió, no hay forma que se lo diga, si no fue ud. parte de las personas que lo supo ayer.
 
posted by Jaci at 8:57 a. m., |

1 Comments:

Curioso..parece que yo 'supe', pero igual no entiendo