domingo, julio 09, 2006

Adiós Alemania 2006 (Parte I)

Después de un mes en el cual todo en este planeta giro en torno a una pelotita de fútbol, Alemania 2006 terminó, pasó a la historia, y lo hizo como uno de los mundiales más fomes. Y es que en lo que a mí concierne, nunca en mi vida me he interesado por un mundial, ni tampoco he transmitido tres meses antes de su comienzo... bueno, excepto en Francia '98, donde por primera vez experimenté la sensación de ver a mi país participando en dicho evento, época en que te suspendían las clases para ver a la dupla SA-ZA en acción.
Salvo en esa ocasión, me ha dado exactamente lo mismo lo que 44 o 22 hombres diarios hicieran con el bendito balón, mi carencía de testosteronas me hacía desear el pronto fin del "hueveo" mundial, que Brasil se llevase rápido la "copita" para que todo volviese a la normalidad (no me niegen que muchos así lo pensaron). Por lo tanto, me sorprendí muchísimo cuando los franceses eliminaron con facilidad a la magna y pentacampeona escuadra verde-amarella. Un Ronaldo que parecía venir de unas vacaciones en McDonalds, un Ronaldinho que solo corrió en busca de un desodorante en las tandas comerciales (Ronaldo, Ronaldinho... qué originalidad la de los brasileños para nombrar a sus hijos), nada pudieron hacer contra 11 peladitos provenientes de la tierra de la igualdad y la fraternidad, liderados por un tipo que llegaba a "bailar" con el balón, hablo de Zinedine Zidane (un peladito alto, que físicamente parece el hermano mayor de Adam Levine de Maroon 5).

Sin siquiera obtener el cuarto lugar Brasil se iba a casa (ahí me doy cuenta de que los poderosos también se caen), y horas antes, un llorón Beckham y cía., se marchaban gracias a la acción de los portugueses revelación del mundial, liderados por un, bastante, pintoso Cristiano Ronaldo; alaraco y Romina Hermosill... ehm digo, cizañero, alaraco y cizañero Cristiano Ronaldo, pero bien parecido; junto con Zidane, los más minos, lejos. (Ven!, ése es el tipo de comentario fútbolístico que las mujeres podemos hacer con total conocimiento y seguridad).

Bueno, el hecho es que la semana pasada, más contextualizada con la fiebre mundialera, mi favorito a alzar la copa era Portugal, una especie de Chile, pero con mejor fútbol y menos Kamasú (solidaridad del que carece, los portuguese nunca han ganado un campeonato mundial).
Portugal Camapeón era lo que me decía el corazón, porque la razón me hablaba de una Alemania local que tenía el mundial hecho a su medida. ¡Craso error!. Italia me permitió llamar a una amiga descendiente de la tierra del anticristo (Hitler, ¿quién más?), para burlarme de la desdicha "aria".
Un día después, mi favoritismo Portugues se evaporaba y Francia acompañaba a la "Azurra" en la final. En ese momento volví a la normalidad, me daba lo mismo lo que Franceses e Italianos hiciesen con la pelotita el domingo.
No habían sudamericanos a los cuales apoyar, y de los dos equipos más debiluchos del comienzo, tenía que salir el campeón del mundial más fome de la historia... que ganara el "más mejol".

Etiquetas:

 
posted by Jaci at 9:11 p. m., |

2 Comments:

  At 1:20 a. m. Anonymous amiga descendiente de la tierra del anticristo alias Constanza Montaraz said... said:
solamente puedo decir que la final del mundo fue el día sábado y Deutschland triunfó!!!!!!!!

Ps: en la lista de "bien parecidos" no me dejes afuera a Ballack y Lehmann
  At 1:20 a. m. Anonymous anonymous said:
Sólo quiero decir que arios también son los italianos. Y los griegos